Guías de Cuidado y Uso, Kéfir de Agua, Kéfir de Leche

¿Cómo saber si el Kéfir está muerto o en mal estado?

Cómo saber si el Kéfir está malo

Vamos a hablar sobre una pregunta que nos suelen hacer mucho y que muchas veces es motivo de preocupación para los que cultivamos kéfir de agua y kéfir de leche: ¿Cómo saber si el kéfir está muerto o en mal estado?

En ocasiones tenemos dudas sobre el estado de nuestros cultivos y no sabemos si el kéfir está muerto o se ha estropeado. A continuación vamos a enseñarte cómo saber en qué estado están tus nódulos ¡es muy sencillo averiguarlo!

El mantenimiento del kéfir no es algo complicado, simplemente es una tarea que se va aprendiendo paulatinamente a medida que lo elaboramos de forma habitual.
Por lo general, el kéfir es muy fuerte y no suele enfermar, aunque en ocasiones, nuestros queridos nódulos pueden sufrir alguna complicación y dejar de tener buena salud o rendimiento, poniéndose el kéfir malo o enfermo.

Existen diversas señales que pueden hacernos dar cuenta que esta comunidad de seres vivientes se ha estropeado, y por lo tanto, no debes consumirlo. Por ello, vamos a contarte estos trucos súper fáciles acerca de cómo saber si el kéfir está en mal estado. 

🙌 A modo de resumen podemos decir que la forma más rápida de saber que el kéfir está en mal estado es por su olor; si huele a rancio significa que el kéfir está muerto.
También puedes darte cuenta que el kéfir está malo
por su textura, pues pueden deshacerse fácilmente al tocarlos.

✰ ¿Cómo saber si el kéfir está en mal estado?

Como decíamos anteriormente, básicamente existen dos formas de saber sobre el mal estado del kéfir y son:

  • Por su olor
  • Por su textura

A continuación vamos a darte algunos consejos que te serán de mucha ayuda para detectar con anticipación si el kéfir comienza a echarse a perder.

✰ Consejos para saber si el kéfir se está echando a perder:

1. Para descubrir si realmente tu kéfir está muerto o en mal estado, en primer lugar, debes saber que el aspecto y consistencia normal los nódulos de kéfir deben ser blancos y de textura elástica aunque un poco fangosa.

2. Todos aquellos nódulos que adquieran un tono distinto al blanco; amarillo, marrón, rosado, verde, junto con los que no sean elásticos, deberán retirarse del resto de nódulos que componen tu cultivo de kéfir. Si todos los nódulos han cambiado su coloración será síntoma de que el kéfir se ha estropeado, por lo tanto, no es apto para el consumo. En este caso debes desechar todos los nódulos de kéfir y comenzar con una comunidad nueva.

3. Otro síntoma evidente de que el kéfir está malo o comienza a echarse a perder es por su olor. Si se ha estropeado desprenderá un desagradable olor a rancio. En este caso, te resultará muy fácil darte cuenta de que tu kéfir no está en buenas condiciones.

4. En caso de que hayas optado por conservar los nódulos secos, el principal síntoma del kéfir deteriorado será que los nódulos se vuelvan de color marrón o que aparezcan trazas verdes.

5. Así mismo, el hecho de que los nódulos floten no deberá hacerte pensar que están en mal estado, sino todo lo contrario. El hecho de que el kéfir flote es una buena señal.

✰ ¿Por qué el kéfir puede morir?

El kéfir, al igual que otros organismos vivos, puede morir debido a diversos factores que afectan su ambiente y condiciones de cultivo:

  • Falta de cuidados y limpieza: El mantenimiento adecuado del ambiente en el que se cultiva el kéfir es esencial para su supervivencia. La falta de limpieza y cuidados puede permitir la proliferación de bacterias no deseadas que pueden competir con el kéfir o contaminarlo.
  • Leche inadecuada: En el caso del kéfir de leche, el tipo de leche utilizada es crucial. El kéfir se desarrolla mejor en leche fresca y de buena calidad. El uso de leche inadecuada, como leche ultra procesada o con aditivos, puede afectar negativamente la salud de los nódulos de kéfir y eventualmente llevar a su muerte.
  • Agua inadecuada: En el caso del kéfir de agua, el tipo de agua utilizada también es importante. El agua con cloro o con bajos niveles de minerales puede ser perjudicial para los nódulos de kéfir, afectando su salud y viabilidad.
  • Falta de alimento: Tanto el kéfir de leche como el kéfir de agua requieren de un sustrato alimenticio para sobrevivir y prosperar. En el caso del kéfir de leche, la lactosa es el alimento principal, mientras que en el kéfir de agua, el azúcar cumple esa función. La falta de estos nutrientes puede debilitar al kéfir y eventualmente llevar a su muerte.
  • Exposición al sol: Los nódulos de kéfir son sensibles a la luz solar directa. La exposición prolongada al sol puede dañar los microorganismos que componen el kéfir, disminuyendo su viabilidad y capacidad para fermentar adecuadamente. Es importante proteger los nódulos de kéfir de la luz directa del sol para garantizar su salud y supervivencia a largo plazo.

Teniendo en cuenta estos factores y brindando los cuidados adecuados, es posible mantener el kéfir saludable y en condiciones óptimas para su cultivo continuo.

✰ Motivos por los que el kéfir puede enfermar

Los nódulos de kéfir, al ser organismos vivos, pueden enfermar y estropearse si no se les proporcionan las condiciones adecuadas para su cultivo. Básicamente, estos son los dos los motivos por los cuales el kéfir puede enfermar:

  1. Falta de alimento: Los nódulos de kéfir necesitan nutrientes para sobrevivir y prosperar. En el caso del kéfir de leche, la lactosa es el alimento principal, mientras que en el kéfir de agua, el azúcar cumple esa función. Si los nódulos de kéfir no reciben suficiente alimento, pueden debilitarse y enfermar. Esto puede ocurrir si no se cambia regularmente el medio de cultivo o si se utiliza una cantidad insuficiente de alimento para la cantidad de nódulos presentes.
  2. Contaminación: La contaminación es una de las principales razones por las cuales los nódulos de kéfir pueden enfermar. Esto puede ocurrir debido a la introducción de bacterias o microorganismos no deseados en el medio de cultivo. La contaminación puede tener varias fuentes, como utensilios sucios, aire contaminado o incluso el contacto con otras fuentes de microorganismos no deseados. Una vez que los nódulos de kéfir están contaminados, pueden enfermar y perder su capacidad de fermentación.

1. Falta de alimento en el kéfir

Es fundamental proporcionar una alimentación adecuada tanto al kéfir de leche como al kéfir de agua para mantener su salud y actividad óptimas.

Para el kéfir de leche, que se alimenta de lactosa, es importante realizar fermentaciones de entre 24 a 48 horas como máximo. Después de este tiempo, los nódulos habrán consumido toda la lactosa disponible en la leche y es probable que estén «hambrientos». En este punto, es necesario cambiarles la leche y proporcionarles una nueva para evitar que se debiliten.

En el caso del kéfir de agua, ocurre algo similar, pero con el azúcar como fuente de alimento. Después de transcurridas 72 horas como máximo, es necesario cambiar el agua azucarada, ya que los nódulos habrán consumido todo el alimento disponible.

Este cuidado en el tiempo de fermentación y el cambio regular del medio de cultivo asegura que los nódulos de kéfir reciban los nutrientes necesarios para mantener su salud y actividad fermentativa, garantizando así un kéfir de alta calidad y beneficios para la salud.

Recuerda respetar el tiempo de fermentación para evitar que los nódulos de kéfir se queden sin alimento durante mucho tiempo y puedan debilitarse y enfermar.

✰ ¿Qué ocurre si a mi kéfir de leche le falta alimento?

El kéfir de leche requiere que se le hagan cambios de leche cada 24 horas. Aunque 24 horas de fermentación es lo ideal, es posible dejarlo fermentar más de este tiempo de vez en cuando, pero debes tener en cuenta que el problema de dejar los nódulos en la misma leche durante más de 48 horas es que pueden comenzar a debilitarse y finalmente morir. Es por esto que, es importante que vigiles el kéfir que ha permanecido muchas días en la misma leche.

Otro motivo por el cual el kéfir de leche podría morir de inanición, es si se los utiliza para fermentar leches vegetales. Aunque es perfectamente posible fermentar leches vegetales con nódulos de kéfir de leche, hay que saber cómo hacerlo.

El kéfir de leche se alimenta de la lactosa de las leches animales: vaca, cabra, oveja… No tiene manías, ¡le gustan todas mientras tengan lactosa!

A pesar de esto, es totalmente posible hacer kéfir de leche con leches vegetales, pero si queremos que nuestro cultivo permanezca con buena salud, es imprescindible alimentar al kéfir al menos una vez a la semana con leche animal.

✰ ¿Qué pasa si a mi kéfir de agua le falta alimento?

Cuando el kéfir de agua carece de alimento, su salud y actividad fermentativa pueden verse comprometidas. A diferencia del kéfir de leche, el kéfir de agua obtiene los minerales necesarios para su desarrollo de los ingredientes que le proporcionamos: azúcar, agua y la fruta añadida. Es esencial elegir azúcares de alta mineralización y minimizar el uso de opciones altamente procesadas.

Asimismo, el agua juega un papel crucial en el proceso de fermentación del kéfir de agua. Se recomienda utilizar aguas con una alta concentración de minerales para asegurar un suministro adecuado de nutrientes a los nódulos de kéfir. En caso de no poder acceder a agua de alta mineralización, se sugiere enriquecer el agua con minerales adicionales, como sal del Himalaya o bicarbonato de sodio, para proporcionar a los nódulos los minerales esenciales que necesitan para su crecimiento y actividad saludable.

La falta de nutrientes puede llevar a una disminución en la actividad fermentativa del kéfir de agua, así como a una reducción en la calidad y sabor del producto final. Por lo tanto, es importante asegurarse de proporcionar a los nódulos de kéfir de agua los minerales necesarios para su óptimo desarrollo y mantener así un cultivo saludable y vigoroso.

Si quieres saber qué tipo de azúcar y de agua es la más recomendada para fermentar el kéfir de agua, o si quieres aprender como mineralizar nosotros mismos el agua, puedes seguir leyendo por aquí.

Deberíamos dejarlos fermentar entre 48 y 72 horas, teniendo en cuenta que a partir de ese momento, la mezcla de agua, azúcar y frutas que le hayamos puesto ya habrá sido consumida los los nódulos.

Si los dejas mucho tiempo sin ponerles alimento nuevo podrían debilitarse y morir de inanición, ¡asique procura mantenerlos alimentados!

Con el kéfir de agua también es posible fermentar bebidas vegetales, pero al igual que le kéfir de leche, procura ponerlos en agua con un azúcar alta en minerales durante al menos un día a la semana para que pueda obtener los nutrientes que necesita. El resto de la semana puedes usarlos para fermentar cualquier tipo de bebida o leche vegetal.

2. Contaminación del kéfir

Aunque es poco común que el kéfir se contamine, es importante estar atento a las señales de contaminación para mantener la seguridad y calidad del cultivo. Una forma fácil de identificar si los nódulos de kéfir se han contaminado es observar la presencia de moho. El moho es un indicador claro de contaminación y puede manifestarse como manchas de color verde, blanco o negro en los nódulos o en el medio de cultivo.

✰ ¿Cómo saber si el kéfir de leche tiene moho?

Como decíamos anteriormente, si bien es poco común encontrar un kéfir estropeado, encontrar moho en un lote de ocasionalmente puede suceder.

El moho puede aparecer como manchas blancas, verdes, anaranjadas, rojas o negras en la superficie del kéfir, o también como una decoloración rosada de la leche o de los mismos nódulos, pero hay que saber distinguir entre lo que es moho y lo que no lo es… asique ¡atención a lo siguiente!:

  • el kéfir que se vuelve rosado, naranja, rojo, verde o negro puede estar contaminado.
  • los nódulos de kéfir amarillo o blanco-amarillento no son una mala señal, sino una variación normal.
  • los granos nuevos que son de color naranja claro o de color caramelizado también son normales.


Es importante saber que si se desarrollara moho en el cultivo, hay que deshacerse inmediatamente de todo el lote, incluidos los nódulos de kéfir.
No intentes salvar un lote con moho, incluso si no ves moho en los nódulos. Hacerlo puede ser peligroso para tu salud ya que esos cultivos estarán contaminados.
Si esto ocurriera desecha todo y vuelve a conseguir nuevos nódulos sanos.

✰ ¿Hay algo que pueda hacer para prevenir el moho si lo he tenido anteriormente?

Si sabes que hay moho en tu entorno o ha habido moho en cultivos anteriores, sumerge o rocía la tapa del frasco de cultivo con vinagre blanco.

Da igual que tipo de tapa uses, puede ser un filtro de café, servilleta de tela, etc, sea el tipo de tapa que sea, debes protegerla con vinagre blanco.
También es importante que al menos cada dos días controles la tapa y si es necesario vuelvas a rociarla con vinagre para evitar la formación de moho.

✰ ¿Cómo comprobar si el KÉFIR DE LECHE está en mal estado o ha muerto?

  • Limpialo y mételo en un bol con 0.5L de leche durante 12 horas.
  • Pasadas las 12 horas, comprueba si el nivel de leche ha bajado de 0.5L, si baja el nivel significa que siguen vivos.

El kéfir de leche se alimenta de lactosa, por lo tanto, después de sumergirlos en leche el nivel de la misma debe bajar siempre que estén vivos.

✰ ¿Cómo saber si el KÉFIR DE AGUA está malo o muerto?

  • Limpia e introduce los nódulos en un tarro de vidrio con 1 litro de agua azucarada.
  • Cierra el tarro de manera hermética durante 8 horas.
  • Abre el tarro con precaución y comprueba si la tapa tiene presión. 
  • Comprueba si los nódulos se mueven después de destapar el tarro.

La fermentación del kéfir vivo hace que estos se muevan y el tarro de cultivo tenga gas, por lo que, es una manera fácil de comprobar que continúan vivos.

✰ ¿Por qué no crece el kéfir? ¿estará muerto?

Muchas veces notamos que los nódulos de kéfir han dejado de crecer o multiplicarse, esto nos preocupa porque no sabemos si les está pasando algo malo.

Es normal que ante esta situación, muchas veces llegues a pensar que tu kéfir ha muerto… pero tranquilo, que en la mayoría de las veces no es así.

Aunque los gránulos de kéfir se suelen multiplican y crecer sin ningún problema, realmente nadie puede garantizar que lo harán. Si crecen, en última instancia, dependerá de la vitalidad de tus nódulos y del entorno en el que se mantenga el cultivo.
Al hablar del entorno nos referimos a mantenerlos en una temperatura óptima, alimentados adecuadamente y sobre todo habitualmente.

Muchas veces el problema de falta de crecimiento se puede deber a la temperatura ambiental, en ese caso puedes informarte sobre cómo le afecta la temperatura a tus nódulos en climas fríos o en climas calurosos.

Puedes continuar leyendo por aquí si te interesa saber como cuidar al kéfir en verano o en invierno:

Incluso si no crecen, siguen siendo perfectamente viables para la fermentación de cultivos para nuestro consumo. Recuerda, son pequeños bichos poderosos y continuarán haciendo kéfir delicioso a pesar de su tamaño.

En todo caso, si te interesa saber las 5 formas de hacer que el kéfir crezca más rápido puedes continuar leyendo por aquí.

✰ ¿El kéfir de leche cortado o cuajado está en mal estado?

¡NO! Para nada.
Si notas que tu kéfir de leche se corta o se separa del suero no es un síntoma de que el kéfir esté en mal estado, ni que esté muriendo. El hecho del que el kéfir se corte es una parte normal del proceso de fermentación.

Si quieres ampliar tus conocimientos sobre este tema y saber por qué en el kéfir se separa el suero de la leche, puedes continuar leyendo por aquí.    

✰ ¿Y si mi kéfir flota, significa que está muerto o en mal estado?

¡No! Tampoco debes asustarte por esto. Muchas veces es totalmente normal que el kéfir flote.

Es importante que sepas que los nódulos de kéfir de leche flotan naturalmente. Ellos suben hacia la parte superior justo antes de que la leche se separe en suero y cuajada.
En cambio, los nódulos de kéfir de agua no suelen flotar. Si el kéfir de agua flota, es señal de que necesita alimento y que ya es hora de cambiarle el agua azucarada antes de que los nódulos comiencen a debilitarse.

Por lo tanto, que el kéfir se leche o búlgaros floten es totalmente normal, aunque el kéfir de agua o tíbicos no debería hacerlo.

Si te interesa saber más sobre por qué el kéfir flota, puedes continuar leyendo por aquí: ¿Por qué el kéfir flota?

✰ ¿Cómo resucitar el kéfir muerto?

La verdad es que es imposible que el kéfir resucite como tal. El kéfir es un ser vivo y como cualquier ser vivo no es posible resucitar una vez muerto.

Lo que sí es posible hacer es, fortalecerlo y recuperarlo por medio de buena alimentación y cuidados para que vuelva a tener capacidad de fermentación. Si conseguimos esto es porque el kéfir realmente nunca ha estado muerto, sino debilitado.

Dicho esto, tenemos que reconocer que lo maravilloso del kéfir es su resistencia. Es muy raro que los nódulos mueran, tendríamos que ser muy descuidados para que al final se estropeen. Aunque si esto ocurriera hay una manera para que, en el caso de que se hayan estropeado, tratar de recuperarlos.

Los pasos para recuperar los nódulos de kéfir varían según el tipo kéfir:

Recuperar kéfir de leche (resucitar kéfir de leche)

  1.  Sácalos de la leche en la que se encuentren y enjuaga con agua sin cloro que esté a temperatura ambiente. 
  2. Una vez enjuagados, ponlos en un frasco de vidrio  y agrega solo un poco de leche entera fresca. Solo debes usar la cantidad de leche suficiente para cubrir los nódulos.
  3. Cierra el frasco con una tapa no demasiado apretada para permitir que el gas del proceso de fermentación escape. Puedes dejar la tapa ligeramente abierta. 
  4. Mueve el frasco después de 24 horas y observa si la leche se espesa o, de lo contrario se quedó líquida. Puedes usar una cuchara de madera para remover y comprobar la textura de la leche.
  5. Cuela la leche fermentada usando un colador de plástico y separa los nódulos de kéfir de la leche fermentada.
  6. Vuelve a enjuagar los nódulos con agua y vuelve a comenzar el proceso desde el punto 2 pero añadiendo un poco más de leche esta vez.
  7. Continúa este proceso durante 5 días.
  8. Observa la evolución de los nódulos, si estos comienzan a retomar su color normal y a dejar de oler mal, significa que poco a poco estarán recuperando su capacidad de fermentación. Por lo contrario, lo mejor que puedes hacer es separar y tirar los que veas que siguen en mal estado o no se recuperan.

Recuperar kéfir de agua (resucitar kéfir de agua)

  1.  Saca los nódulos de kéfir del agua en la que se encuentren y enjuaga con agua sin cloro que esté a temperatura ambiente. 
  2. Una vez enjuagados, ponlos en un frasco de vidrio  y agrega solo un poco de agua la cual deberás tener previamente preparada con bastante panela o azúcar moreno y una pizca de sal marina. Solo debes usar la cantidad de agua suficiente para cubrir los nódulos.
  3. Cierra el frasco con una tapa no demasiado apretada para permitir que el gas del proceso de fermentación escape. Puedes dejar la tapa ligeramente abierta. 
  4. Mueve el frasco después de 48 horas y observa si el agua azucarada comienza a tener actividad. Puedes usar una cuchara de madera para remover y comprobar si hay gas o algunas burbujas.
  5. Cuela el agua fermentada usando un colador de plástico y separa los nódulos de kéfir del agua kefirada.
  6. Vuelve a enjuagar los nódulos con agua y vuelve a comenzar el proceso desde el punto 2 pero añadiendo un poco más de agua azucarada esta vez.
  7. Continúa este proceso durante 5 fermentaciones (10 días).
  8. Observa la evolución de los nódulos, si estos comienzan a retomar su color normal y a dejar de oler mal, significa que poco a poco estarán recuperando su capacidad de fermentación. Por lo contrario, lo mejor que puedes hacer es separar y tirar los que veas que siguen en mal estado o no se recuperan.

¿Cómo reactivar kéfir congelado?

En el caso de que quieras revivir nódulos de kéfir de leche congelados, debes descongelarlos dentro del refrigerador. Una vez descongelarlos, debes colarlos y repetir los pasos descritos anteriormente.

Es importante verificar si la leche se espesa y continuar cambiandola cada 24 horas hasta que los nódulos puedan producir kéfir bebible.

Si te interesa saber más sobre como es el proceso de congelación y descongelación y reactivación del kéfir sigue leyendo: cómo congelar el kéfir.

ᐈ ¿Cómo reactivar kéfir deshidratado?

Por otro lado, en caso de que tengas granos de kéfir secos o deshidratados lo primero que debes hacer es ponerlos en agua fría y limpia durante varias horas para que se hidraten.
Después de que estén rehidratados, ponlos en leche o agua azucarada según el caso. A partir de ahí, el proceso de fermentado es el mismo de siempre: dejar fermentar a temperatura ambiente durante 24 horas en el caso del kéfir de leche, o 48 horas en el caso del kéfir de agua y verificar si hay signos de producción de kéfir.

Es importante que prestes atención cuando haya terminado el fermentado y observes los nódulos. Si ves que se han puesto amarillos, marrones o quebradizos, no los reutilices, tíralos.

✰ Comprar Hongo de Kéfir para Preparar en Casa

50gr de Nódulos / Hongo de Kéfir de Agua

(2)
Precio: El precio original era: 20,90€.El precio actual es: 18,90€.

10gr de Hongo / Nódulos de Kéfir de Leche

(136)
Precio: El precio original era: 17,50€.El precio actual es: 13,90€.

100gr de Nódulos / Hongo de Kéfir de Agua

(24)
Precio: El precio original era: 32,90€.El precio actual es: 22,90€.

20gr de Hongo / Nódulos de Kéfir de Leche

(8)
Precio: El precio original era: 28,50€.El precio actual es: 22,90€.
Suscribirme a estos comentarios
Notificar de
guest
138 Comentarios
El mas nuevo
El más antiguo El más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios